La sexualidad de la Mujer

by 8:48:00 2 comentarios
Hace unos días puse el texto que trascribiré en Facebook

"Ayer conversando con una amiga y paciente, entiendo que ella no quiere el hombre que esté ofreciéndole algo (a veces sólo un poco), a cambio de sexo; entiendo su rabia y desilusión al ver lo que ella me describe como los "poco hombres" (es un término mío). ¿Cuánto durará la resistencia? (Pregunta retórica)

Y ahora, hace unos instantes, acabo de ver a una mujer (que conozco muy bien) y a la que le encanta hacer que los hombres le paguen hasta su más pequeño capricho y recordé que alguna noche hablamos de esos "poderosos hombres" que son capaces de mantenerla. Acabo de ver la sonrisa de plenitud. Nuevamente: ¿Cuánto durará la Fuerza? (Pregunta retórica)

Gracias a Dios y al Universo he logrado, durante años de trabajo, tener una gran variedad de pacientes femeninas, muchas de las cuales dan sexo a cambio de abundancia material de cualquier tipo (hoy creo que todos y todas hemos jugado ese bello juego).

Y he logrado, gracias a mi hermosa mujer, ver que lo que te molesta, mi hermosa y bachatera amiga, es que estando en la vibración de los hombres con dinero que aman despilfarrar su energía con tal de tener sexo, sólo vas a tener acceso a ese tipo de hombre. Sin embargo, quiero que veas que hay otras que dejan hasta su terruño con tal de ir detrás de ese hombre que tú hoy desprecias con ira y desilusión.

Mi mujer dice que deberías aprovechar para entender que posiblemente (sólo posiblemente) lo que te dé rabia sea, no el ruin hombre o esa zorra de mujer. No. Sino más bien, esa bella y manipuladora mujer que es capaz de conseguirlo todo de un potente y capaz hombre. Me inquietó mucho nuestra conversación de anoche y te he pensado mucho. Por eso, compartiré contigo y con otros (y otras) este escrito que decidí hacer público.


Que mamera que traten a las viejas como putas, pero que estupidez que eso lo hagan esas mismas viejas que no han reconocido eso en ellas mismas (o no han tenido la berraquera para expresarlo). Amo a todas las mujeres. Amo cuando expresan su sexualidad. Amo cuando expresan su inocencia. Amo que puedan ser Vagabundas y Vírgenes. Mi vida, te amo."


Lo compartí también por el grupo de difusión del Whats'App y me llegaron mensajes tan diversos como los siguientes:









Y luego, unos días después, me escribieron estás bellas líneas:

"Creo que la mojigatería nos ha ganado la partida, tengo claro que las mujeres así no lo reconozcamos olemos, percibimos a distancia que aquel hombre que nos atrae lo más seguro es que tiene toda la capacidad para no dejarme morir ni a mí ni a mi prole, está científicamente comprobado que buscamos, así no nos demos ni cuenta, un hombre que sentimos poderoso.

Lo que quizá nos pasa realmente es que por alguna situación pasada nos hicieron creer que el dinero es malo y entonces tratamos de mostrarnos tan, pero tan desinteresadas, que a veces ni yo me creo...también buscamos rehabilitar gamín, todas lo sabemos y como salvadoras nos metemos en relaciones donde creemos que vamos a volver ese hombre un gran hombre, poderoso, que sin mí ese hombre viviría debajo de un puente, porque generalmente y hay que tener claro que nos valorizamos por la pareja que tenemos y nos gusta que la acepten.

Importante también reconocer que no sólo somos las de la intuición, sino también las del antojo, queremos tener y tener y acumular y acumular, codiciosas. Es naturaleza de las mujeres la comodidad, la suntuosidad, en fin...

Muchas mujeres y generalmente son las que les dan de tooooooodo y tildamos de guarichas, vagabundas, perras, los calificativos son extensos, son las que no esconden su sexualidad, y su sexo no es su prioridad, las que utilizan a los hombres y a ellos les encanta que los utilicen porque los hace sentirse más poderosos; le crean inseguridad al hombre y esa seguridad, todos sabemos que tiene un precio, más en los tiempos en que ahora vivimos.

No soy la más santa de las mujeres, que me tachen de vagabunda me vale, me vale, y sé que he tenido ese calificativo muchas veces y de muchas mujeres, y creo que varias me vieron como una aprovechada…

Invito especialmente a las mujeres a que empiecen a reconocerse, a aceptarse; , nos puede gustar el sexo y hay épocas más que otras, SÍ, puedo buscar el hombre que quiero y no me conformo y que prefiera al que tiene con qué mantenerme, quiere decir que me interesa mi comodidad y mi tranquilidad y ¿qué?

El hombre debe también aceptar que la mujer en su descubrimiento no se conforma con cualquiera, que la exigencia cada vez es más alta y buscamos todo, no sólo sexo, no sólo dinero, no sólo inteligencia, no sólo espiritualidad; así que también es importante invitar al hombre a que se una y no se queden sólo en un aspecto de su ser, porque nunca será suficiente para nosotras.

Esas mujeres que juzgamos con tanta fuerza, no son más que una pequeña muestra de lo que quisiéramos ser y no nos atrevemos y ellas sí; la rabia no es con ellas, es con nosotras mismas, por impotencia y por poco sinceras con nosotras mismas, así que empecemos a aplicar esos temitas que tanto ponen de moda y compartimos en los muros pero no pasan de ahí… “EL ENTORNO ES EL REFLEJO DE LO QUE SOMOS”… “CREAMOS LO QUE QUEREMOS” y paremos de sufrir.

Si me gusta el hombre con plata y no lo reconozco, seguramente la voy a pasar aburridor, porque me van a llegar algunas propuestas que me van a molestar, si busco el hombre espiritual y no reconozco que me gustan espirituales también va a ser aburridor, si me gusta el sexual y no me he dado cuenta que me gustan así, también la voy a pasar mal; simple coherencia y priorización o valor.

Es tan escabroso, como extenso y acá nos quedamos cortos para tratarlo y se puede prestar para molestias y raras interpretaciones."

Y tú, qué opinas?

Es correcto expresar la sexualidad con el macho que más plata tenga?

El amor sincero no existe?

Como hombres no nos queda más que mantener a la zangana de turno? (lo siento por las que se ofendan)


Mientras esto ocurre, terminamos la edición de este interesante documental sobre la tendencia de la televisión europea a considerar la mujer un objeto de utilería, un adorno más; un mueble carente de toda inteligencia e incluso carente de cualquier derecho.





Y mi reflexión gira en torno a este punto: Si has dejado que te usen, muy posiblemente es por una de tres cosas:

O no eres hábil.

O no eres inteligente.

O no tienes la suficiente Consciencia de lo que eres o vales.



Mientras, que sigan las ferias de las carnes... así estén llenas de conservantes y sabores artificiales.



Por favor COMENTA; es una forma de animarnos a escribir para ti

Si te gustan nuestros artículos
y quieres saber más de nosotros
puedes seguirnos en nuestras
redes sociales


Organización BiOrbe

Blogeros

En BiOrbe aportamos herramientas que conectaran tu Mente con tu Corazón y tu Corazón con tu Cuerpo Físico para que descubras realmente QUIÉN ERES y el poder que tienes para llevar una vida plena, armoniosa y con un hermoso futuro.

2 comentarios:

  1. A las mujeres nos gusta demostrar que tenemos capacidad de conquista, es decir, puedo levantarme un hombre que pudiendo conseguir sexo con otra me prefiere a mi.
    Sí el intercambio es por dinero puede conseguirlo en muchas mujeres pero me elige a mi.
    Es una forma de mostrar mi potencia ante otras personas.

    ResponderEliminar

Procura dejar tu nombre o conectarte con alguna cuenta de tus redes sociales; así será más fácil solucionar tus inquietudes. GRACIAS

Entrada destacada

Los Senos Relacion Emocional

Fig.1 Anatomía del seno femenino (clic para aumentar imagen) En vista de algunas afectaciones que se han originado en la familia de mi ...