El día de las Veliitas. Día de Luz

Hoy celebramos la fiesta en que se conmemora la Anunciación del nacimiento de Jesús, noticia que es traída a la Tierra por el Arcángel Gabriel quien le dice a María: “El Espíritu  Santo vendrá sobre ti y el poder de Dios Altísimo se posará sobre ti”, explicando por qué Ella, sin vivir con un hombre (la traducción exacta sería “sin conocer hombre”), podría quedar embarazada. Gabriel cierra su anuncio expresando que “Para Dios no hay  nada imposible”. Así, se entrega la buena nueva de la gestación de quien será llamado el Hijo de Dios.



Lejos de intentar emitir juicios sobre si la Virgen María puede ser considerada virgen y si dio a luz un niño sin pecado alguno, concepto que genera la división la iglesia y crea uno de los principales dogmas de los protestantes, quiero compartirte que la celebración de lo que llamamos en nuestro país Colombia “El día de las velitas” tiene un profundo significado espiritual y dista mucho de ser esa comilona y parranda en la que la hemos transformado. No quiero decir que debamos criticar a quienes consumen deliciosas y opulentas cenas o a quien se tome la noche de hoy para bailar o compartir unas copas con sus amigos; de hecho, nuestros amigos Afranio e Ilse nos acaban de invitar a su casa a compartir un vinito y nosotros aceptamos.

Sin embargo y a pesar de que podamos terminar en cena y baile, primero realizaremos aquí en casa nuestra ceremonia de Luz sobre la que quiero contarte para que entres en consciencia de lo hermoso que tiene esta fecha y lo que hoy se conmemora.

Primero que todo, tengo que contarte que en esta fecha, se conmemora el episodio de la Anunciación; quiere decir que es una de las veces en la que los ángeles, nuestros Vigías Hermanos, vienen a contarnos cosas que pasarán; pero esto es frecuente y no tendría mucho de particular, salvo el hecho de que lo que nos cuentan es que el Espíritu Santo y el poder de nuestro Ser Superior viene a nosotros para expresar en el mundo físico a nuestro Maestro, quien podrá sacarnos de la oscuridad, quien nos lleva a darnos Luz, a enseñarnos y a reconciliarnos con esas situaciones y personas  que nos han generado incomodidades.

La fecha del 8 de diciembre (aquí en nuestro Valle del Cauca se celebra el 7) se escogió porque la iglesia católica emite una bula papal, es decir un comunicado oficial un 8 de diciembre, pero de 1854; en él, el Santo Obispo habla de la Anunciación y de la necesidad de celebrar la fiesta religiosa de la Inmaculada Concepción.

Ese día en la plaza del Vaticano miles de feligreses celebraron la comunicación encendiendo algunas velas y la tradición fue creciendo. En Latinoamérica, la costumbre de las velitas en la noche está fuertemente arraigada y se aprovecha esta noche para ver el alumbrado en las casas y centros comerciales (lo que en Perú llaman Mall) en ciudades como Cali, Bogotá y Medellín, que se disputan año a año, las mejores luces de la Navidad.

Sin embargo algunos estudiosos expresan que esta fiesta tiene orígenes “paganos”; pero debo contarte que la gran mayoría de los ritos tienen orígenes antiquísimos y por lo tanto pueden ser o coincidir con ceremonias y ritos egipcios, babilónicos, asirios, sumerios e incluso podría mencionar a pueblos como mis queridos Hermanos los Annunaki. Cualquier institución que hubiera querido expandirse y llegar a otras culturas y civilizaciones debe adaptarse y eso ha hecho la iglesia; así celebramos nuestra cristiana, apostólica y romana Navidad, en las mismas fechas en que los griegos celebraban su festival Saturnalia y, por supuesto, el 8 de diciembre cabe dentro de estas fechas. Pero no por esto debemos satanizar las fiestas, las conmemoraciones o los ritos; ellos hacen parte de nuestro misticismo y nos acercan a nuestros Maestros y Seres Superiores, tengas la creencia que tengas. Incluso si eres ateo, tendrás aún más claro que tu evolución depende de ese Ser que tienes en el interior. Así que diviértete; celebra con agradecimiento la Anunciación y la existencia de seres superiores que nos acompañarán con alegría.



Así conmemoramos pues, el anuncio de pronto llegará la Luz a nuestra vida y nacerá, nuevamente, el Maestro en nuestros corazones trayendo el Fuego de la Sabiduría, el Fuego del Amor. Ya escribiré sobre la Natividad y la celebración desde un punto de vista similar. Por ahora llamo tu atención sobre el curioso inicio de esta tríada de ochos, el 8 de diciembre que en 8 días será 16, inicio de las novenas y que ocho días más tarde será 24, nacimiento del Niño Dios. ¿Llamativo?¿Qué opinas?


(Ver: El significado de la Navidad)

_______________________


Por favor COMENTA; es una forma de animarnos a escribir para ti

Si te gustan nuestros artículos
y quieres saber más de nosotros
puedes seguirnos en nuestras
redes sociales


Comentarios