Ser bueno para la cama

Medidas como dormir lo suficiente, relajarse y dedicarse tiempo a sí mismo resultan de gran utilidad para contrarrestar el estrés laboral, también llamado Síndrome de Burnout, que puede tener efectos negativos en la salud física y emocional.

Selene Zepeda Vidrio, especialista adscrita al Centro de Capacitación y Calidad (Cedecyc) del IMSS Jalisco, recuerda que la “gastritis, colitis y enfermedades gastrointestinales como úlcera gástrica, cefalea a nivel emocional, insomnio, irritabilidad, pérdida o aumento de apetito son una serie de signos y síntomas de que nos rebasa esa cantidad de estresores en nuestra vida”.

Lo ideal, indica, es que una persona en edad productiva duerma ocho horas al día y dedique al menos 15 minutos diarios a la relajación o atención de las propias necesidades, además de que en sus días de descanso realice algún tipo de actividad lúdica.

Lo importante, añade, es modificar la actitud de la persona hacia las condiciones y exigencias laborales “y hacer uso de la capacidad de resiliencia para afrontar las adversidades; sin embargo, esto puede resultar difícil, sobre todo para quienes trabajan bajo presión y tienen a cargo la toma de decisiones”.

“Son personas valiosas en las empresas, sobre todo en la toma de decisiones, pero lamentablemente se exigen bastante y en algunas ocasiones pueden desarrollar baja tolerancia a la frustración, una cierta incapacidad para no aceptar las situaciones negativas de la vida”.

El Síndrome de Burnout “hace referencia al trabajador ‘quemado’”, que “se consume poco a poco debido al estrés laboral patológico”.

Los profesionales de la salud, maestros y otros que laboran bajo presión son susceptibles de presentar el síndrome, como también las amas de casa y los estudiantes en niveles significativos.

“Las actividades cotidianas en las que no se llevan al cabo cambios frecuentes y siguen rutinas llegan a estresar, el trabajo de casa, aunque no sea remunerado es trabajo; también los estudiantes pueden experimentar esto”, explicó.
Es deseable que el trabajador aprenda técnicas de relajación, como el manejo de la respiración, para evitar que el estrés vaya en aumento y llegue a requerir tratamientos a base de ansiolíticos o antidepresivos.
La organización BiOrbe procura siempre llevar información sobre estos puntos y entrena y acompaña a los equipos de trabajo de diferentes empresas, para que logren una mayor coherencia en sus actividades laborales y personales.

Depresión | Trabajo


Selene Zepeda Vidrio recuerda que la depresión es un motivo importante de ausentismo laboral.

La depresión es una enfermedad muy frecuente. Cerca del 20% de las mujeres y del 10% de los varones sufrirán un trastorno depresivo en algún momento de su vida. Se estima que, en cualquier momento dado, uno de cada 20 adultos se encuentra afecto de una depresión. 

Naturalmente, los problemas presentes en la población general también afectan al colectivo de los trabajadores. Diversos estudios han estimado que entre el 15% y el 30% de los trabajadores experimentará algún tipo de problema de salud mental durante su vida laboral. 

Del mismo modo que puede causar gran malestar y sufrimiento, la depresión se asocia a un bajo rendimiento y a altas tasas de baja laboral, accidentes, así como a continuas sustituciones en el personal.

Somáticos


“De esta alteración se desprenden padecimientos físicos que el paciente somatiza, de ahí la importancia que el trabajador mantenga en buenas condiciones no sólo su salud física sino también la de tipo mental y psicológica”.

No permitas que la falta de sueño, ni la falta de información altere tu vida laboral y la de tus compañeros. Consúltanos. Te ayudamos a ser bueno en la cama. ;p

Comentarios