Después del sexo Yo duermo y mi mujer no

Pongámonos en situación si te parece, imaginémonos una increíble sesión de sexo salvaje (ya puestos a imaginar, que sea a lo grande) y llegamos al momento en el que el hombre (o sea yo), después de (ojalá) un orgasmo de la mujer, llega al éxtasis teniendo un gran orgasmo.

Soñado no?. Hasta aquí todo perfecto ¿verdad?

Pero en ese momento, después de recobrar un poco de aire, es bastante común (y por otro lado lógico) que la mujer quiera hablar, quiera mimos, quiera... muchas cosas. Pero ¿y el hombre?. Pues puede ser posible que si haces silencio tres minutos, escuches un sonido similar al de un oso asmático, o un lejano tren de carga: El hombre está roncando plácidamente a tu lado. 



¿Y por qué pasa esto?


Las mujeres, que a veces son muy mal pensadas, pueden llegar a la conclusión de que solo se las quiere para el sexo, por ejemplo; o que a los hombres no les interesa hablar con ellas. por ejemplo; hay varios ejemplos. Y si; es posible que sea por esto, claro. De todo hay en la viña del señor; pero también tiene una explicación científica que paso a explicarte.
Quienes me han escuchado en conferencias o en terapias sabrán que digo que los hombres y las mujeres no son iguales, pero sí complementarios... incluso en este tema. Durante la eyaculación el hombre libera un cóctel de compuestos químicos del cerebro, en el que van incluidos serotonina, oxitocina, vasopresina, noreprinefina, oxido nítrico y la hormona prolactina.
La prolactina es la hormona que regula la producción de leche de las glandulas mamarias en la mujer (wikipedia); pero también regula en los hombres, la baja del libido, pues procura un tiempo de recuperación para el exprimido varón; es decir, crea ese espacio de tiempo que deben esperarme para que esté listo, firme y preparado al pie del cañón. (Sin embargo el valor de prolactina es similar en hombres y mujeres no embarazadas)

Otra hormona interesante es la oxitocina, que rebaja los niveles de estrés, lo cual también ayudaría a conciliar el sueño. Aunque no hay consenso, se supone que esta mezcla ayudaría a la tendencia al sueño después del acto (aunque no hay estudios concluyentes; quien más se acerca al tema es Carmichael, Dixen, y otros, en un estudio de 1987 llamado "Plasma oxytocin increases in the human sexual response", "La oxitocina se eleva en las respuesatas sexuales humanas" Nota 6 en wikipedia). Y dicen que esta es la hormona, en asocio con la vasopresina, impiden que orinemos mientras tenemos relaciones. Que cantidad de datos interesantes, no?. Ah, otro dato: funciona bien cuando está en presencia de Magnesio y colesterol en el cuerpo. Saquen sus conclusiones y dejemos los tecnicismos.

¿Será que es cierto?


Estudiando esos datos, me doy cuenta de que la tendencia al sueño es de hombres y mujeres; pero ambos reaccionamos diferente a esa acción de dormir, pues hay cosas peores. Según una reciente encuesta realizada a diez mil hombres británicos, el 48% (uno de cada dos hombres) reveló que donde realmente se quedaban dormidos era ¡¡durante el acto sexual!! Después les cuento de una ocasión en que me quedé dormido haciéndolo... y dije el nombre de ¡¡¡OTRA!!!

Entonces, niñas, niñas de mi corazón: resulta que esta somnolencia post coital (que se relaciona con el tiempo de recuperación), lo que realmente hace es preparar al hombre para otro asalto, para coger fuerzas. 

Sin embargo escribiendo este artículo, y profundizando en los números, me ocurre una cosa que me encanta y es que comparto la ignorancia con los investigadores que no saben realmente lo que ocurre en el cerebro de hombres y mujeres (yo tampoco lo sé, así que, como ellos, puedo escribir sobre el asunto).

Realmente no hay nada, ningún estudio concluyente que diga que el hombre se duerme y la mujer se queda despierta esperando el desayuno en la cama. De hecho, he de decir que alguna de mis amantes cuando tiene sexo virtual conmigo, exactamente después del evento, casi ni me quiere oir, me evade y pide que borre el chat (casi como si fuera pecado), seguida de dos hermosas palabras: "Tengo sueñito".

Por otro lado recuerdo una mujer (con nombre y todo) con la que tenía sexo y, lejos de querer dormirme, terminaba en una huída mas importante que la retirada de Napoleón en Moscú. Era una patanada, pero lo que menos me daba, era sueño. Me daba sentimiento de culpa, me daba pena y qué sé yo que más era lo que me daba. Pero eso si, sueño no era. 


Ya tienes que ayudarnos a aclarar el tema. 

A ti, te pasa con frecuencia? 

Tu pareja se suele quedar dormido? 

Te molesta esta situación? 


Escríbenos

Comentarios