Los espejos son diferentes en Oriente y Occidente

El refranero asegura que 'la cara es el espejo del alma', pero la ciencia viene ahora a rebatir la sabiduría popular con un estudio en el que se demuestra que las expresiones faciales de la tristeza o la alegría son diferentes en Oriente y Occidente. No existen la universalidad, como se ha mantenido desde la época de Darwin, ni siquiera para las seis emociones fundamentales. 
 

Las expresiones faciales de las emociones son diferentes en Oriente y en Occidente

 
Los investigadores, de la Universidad de Glasgow, han llegado a esta conclusión después de reconstruir, gracias a una plataforma informática, las representaciones mentales seis emociones (felicidad, sorpresa, temor, disgusto, enfado y tristeza) en 15 europeos y 15 chinos.

Los participantes tuvieron que clasificar 4.800 animaciones según las emociones que pensaban que transmitían, y también determinar su intensidad.

La conclusión fue que los occidentales sí tienen seis claras expresiones faciales para cada una de estas emociones, pero no ocurre igual con los asiáticos, que solapan gestos de sentimientos distintos. "Además, los primeros usan todos los músculos de la cara, y sobre todo la boca para expresar asco o ira, mientras los segundos utilizan los ojos", ha señalado a ELMUNDO.es Rachel E. Jack, que ha dirigido el trabajo, publicado en la revista 'Proceedings of National Academy of Science (PNAS)'.

La investigadora reconoce que estas diferencias "pueden generar confusiones en las interacciones culturales que tienen que ver con la comunicación de las emociones", por lo que considera fundamental seguir profundizando en el análisis de esta comunicación no verbal.

Para el catedrático de Psicología Carmelo Vázquez (Universidad Complutense de Madrid), los expertos ya han asumido que, aunque existen emociones humanas prototipo o extremas, la mayoría son muy complejas, como la vergüenza, o muy sutiles. "La cara es el espejo de lo que se siente, pero es un espejo como el de 'El callejón del Gato' de Valle Inclán, que está distorsionado por cada cultura".

Vázquez, aún así, recuerda que se trata de un espejo fundamental en las relaciones humanas, como se comprueba cuando no existe, por ejemplo en el caso de los autistas.

Comentarios