Chikungunya y sus orígenes emocionales y mentales

by 15:09:00 0 comentarios
Como siempre, te contaré un poco de lo que se ha escrito y me parece interesante. En líneas generales, es un trastorno que no tiene una cura específica y que ha diezmado incluso al sector de la Salud en las zonas de clima cálido; en nuestro Valle del Cauca, los servicios de urgencias de clínicas y hospitales se han visto congestionados, pues pacientes que van a ser atendidos y diagnosticados por esta desarmonía, deben esperar largas horas, pues los médicos de turno se han contagiado por este virus; sin embargo, se hacen unas pruebas específicas a los pacientes, determinando el conteo de plaquetas y otros exámenes específicos para determinar si es un dengue simple o este otro virus; esto, porque los síntomas son muy similares. (Ver sobre el Zika, aquí)

Hace algunas semanas, tres para ser más preciso, tuve la bella oportunidad de sufrir los síntomas de un trastorno que se está diagnosticando bajo el nombre del Chikungunya (no es chikunguÑa; es con “y”); una fiebre que supuestamente se transmite por la picadura de un zancudo (o mosquito) infectado.

SÍNTOMAS DEL TRASTORNO
Dentro de los síntomas que existen en las referencias médicas y bibliográficas se dice que se presentan en tres fases, pero la mayoría de pacientes solo sienten la fase aguda, en donde los síntomas duran de 3 a 12 días. Se afirma que la enfermedad desaparece en el 87% de los casos, pues el sistema inmune del organismo lo repele con el tiempo, como con cualquier tos, resfriado o enfermedad viral. Pero durante este periodo, los síntomas podrían ser los siguientes:

Fiebre. Podría ser de alto o bajo grado. Primero sube las primeras 24 a 48 horas, vuelve a la temperatura normal y de nuevo sube por sobre los niveles normales, hasta los 40 °C (104 °F) después de no tener fiebre por uno o dos días. En este lapso se podrían dar colapsos circulatorios y en los casos que he visto, se asocia esta fiebre con un proceso de erupción en la piel e hinchazón de algunas zonas como manos y pies, del que te hablaré más adelante.

Dolor de las articulaciones (artritis). Los dolores articulares son graves, migratorios y tienden a empeorar durante las mañanas o largos periodos de inmovilidad, mejoran con el ejercicio suave, pero empeoran con los movimientos agresivos y vigorosos. Estos dolores se sienten inmediatamente después o al mismo tiempo que la fiebre. Las articulaciones que sufren por lo general son las muñecas, los tobillos, las rodillas, los codos, las articulaciones pequeñas de las manos y pies y, en ocasiones, los hombros y la cadera. El dolor a veces parece provenir de las inserciones de los tendones. Las articulaciones que hayan sido previamente alteradas por algún trastorno son más afectadas; personas con huesos quebrados y/o pre existencias de artritis, artrosis o desequilibrios similares verán esas coyunturas más afectadas.

Erupción cutánea. Según lo que he investigado, se dice que la mitad de los pacientes de chikungunya muestra erupciones cutáneas. Estas consisten en puntos o bultos pequeños de color rojizo (que los médicos llaman maculopapular), aunque a mí personalmente se me presentaron  lo que podrían llamarse pequeñas vesículas o ampollas. Los estudios médicos dicen que la erupción aparece de dos a cinco días después de la fiebre normalmente en el torso, las piernas, las plantas de los pies, las palmas y en el rostro, pero a mí y a mi pareja nos dio al mismo tiempo.

Otros síntomas que se presentan pueden ser dolor de cabeza, náuseas, vómitos, inflamación de la conjuntiva de los ojos (conjuntivitis) y/o dificultad para ver con luz brillante, dolor de espalda, diarrea, herida o úlceras en la lengua o boca. Estos síntomas, como ves, son muy parecidos al dengue clásico, salvo el dolor de las articulaciones, el que va “pasando” de un sitio a otro. A mí me alteró primero las pequeñas articulaciones de los pies y manos; físicamente era imposible mantenerme en pie, pues el dolor de poner mi peso en los pies era insoportable. El término “chikungunya” proviene del dialecto kimakonde y significa “retorcerse” y lo entendí perfectamente.

Después de estos síntomas, el 13% de los pacientes alterados presentan una serie de complicaciones dentro de las cuales se cuentan la persistencia de los dolores articulares y un nivel de afección de los vasos sanguíneos conocida técnicamente como el fenómeno de Raynaud, en donde las manos y los pies reciben menos flujo de sangre después de una situación de frío o de estrés emocional.

Ten presente que, según estudios médicos, existen unas secuelas que se manifiestan en un esquema que ellos llaman la “fase crónica de la chikungunya” que dura más de tres meses y persiste hasta dos o tres años y ocurre en un 13% de pacientes (es decir más de una persona de cada diez). El síntoma principal durante esta fase es la artritis, fatiga, depresión, debilidad prolongada y grave; aquellos pacientes de chikungunya mayores de 45 años pueden padecer dolores articulares persistentes y, si no se han cuidado, pueden evidenciarse síntomas de osteoartritis y trastornos similares.

(Ver sobre el Zika, aquí)

CAUSAS DE ESTE TRASTORNO

Lejos de pedirle a las personas que padezcan de este trastorno SE CUIDEN y protejan sus articulaciones, sus ojos, sus mucosas y su corazón y lejos también de ponerme a escribir sobre “remedios” para sobrellevar estas patologías, quiero que sepas y hagas consciencia sobre la razón por la cual padeces de este trastorno.

BREVE DESCRIPCIÓN DEL CONJUNTO ÓRGANO – SENSACIÓN - IDEA

Cuerpo físico y cuerpo emocional
Primero, recordarte que para mí y el grupo de alumnos, pacientes y personas que me acompañan, los síntomas de CUALQUIER desarmonía tiene su origen en un “cuerpo” específico, pero se manifiesta en el cuerpo físico, en tus carnes y tus huesos; antes de manifestarse allí, ha de existir un trastorno en tu cuerpo emocional, en donde se presentan una serie de sensaciones, sentimientos y/o emociones que te muestran cierta incomodidad que, al no ser gestionada o procesada correctamente con el tiempo, se expresan y evidencian en lo físico, en trastornos orgánicos; ahora bien, el origen o la causa de esa desarmonía emocional, del trastorno en el cuerpo emocional, se encuentra en el “cuerpo mental”, ese componente nuestro que se encarga básicamente de protegernos y juzgar los conceptos de nuestro entorno (allí también se encuentra nuestra creatividad); en el cuerpo mental se aloja nuestro Ego, nuestra Mente y es allí donde se procesan los recuerdos de nuestras experiencias y aprendizajes; por lo tanto es aquí donde recordamos esa vez que nos obligaron a comernos ese plato que hoy nos parece tan horrible y que sentimos que repudiamos (u odiamos) en algún nivel cuando nos lo sirven, pensando que será igual de asqueroso al de esa vez; terminaremos entonces haciendo una cara de asco e incluso podríamos llegar a sentir náuseas y a percibir que la persona que nos lo ha servido, nos ataca o nos vulnera y es una “mala persona”. Así funcionan nuestros tres cuerpos: mental – emocional – físico.

IDEAS MENTALES RELACIONADAS AL TRASTORNO

Ya hablando específicamente del trastorno conocido como “virus del chikungunya”, podemos hacer un viaje de consciencia, identificando su patología específica; así, la principal molestia física de este virus, su principal expresión, se ubica en las articulaciones, así que las estudiaremos hasta llegar a la idea del juicio del cuerpo mental.



Articulación de la rodilla
Una articulación es una parte del cuerpo en la cual se reúnen dos o varios huesos permitiendo un movimiento específico para la anatomía del cuerpo humano. Se compone básicamente de un líquido que hace las veces de cojín, de una parte de grasa que facilita los movimientos y de unos tendones, una modificación del músculo que se tensa o libera para permitir la flexión o la extensión, el movimiento del grupo de huesos.

Esta breve descripción es importante para que entiendas que la articulación representa la facilidad, movilidad, adaptabilidad y flexibilidad que dan mis movimientos, una hermosa gracia, fluidez y armonía, cualidades que son posibles con una articulación en perfecto estado. Por otro lado, el hueso que es movido por la acción de la articulación, representa la forma de energía más “densa” y corresponde a aquello que es lo más fundamental de mi existencia, mi estructura, mis orígenes y mis raíces.


De esta forma, te estoy llevando a que entres en consciencia de que hablamos de dos conceptos básicos: la relación entre mis raíces y mi capacidad de adaptarme, de acomodarme. Un trastorno articular indicará una resistencia, una fuerza, una cierta rigidez en mi pensamiento, en mi idea; esa rigidez llevará a inhibir mis emociones reales y a expresar o ejecutar acciones que implican restricciones (Todo esto bajo la idea de “Yo podría hacer más” o “Yo debería hacer más”). Esta “enfermedad” nos muestra entonces una incoherencia entre lo que soy y mi facilidad a acomodarme. Pero, esta es la visión interna; ¿qué hay afuera? ¿Qué me frena o me impide fluir?


Si buscamos un sinónimo de la palabra articulación, encontraremos términos como junta, unión, juntura. Por lo tanto quiero que veas que estamos hablando no sólo de ti como individuo, no sólo son tus orígenes; también está el concepto de una unión. Y, ¿con quién te unes? Imagino que ya lo estás intuyendo; es lo que hay afuera; es lo que puede hacerte más, hacerte crecer; es la unión con el otro, la unión con tus vínculos.


La desarmonía que expresa tu cuerpo con el “virus del chikungunya” es pues, la expresión de una de dos ideas totales en tu cuerpo mental: “Yo podría hacer más con este vínculo” o “Yo debería hacer más con este vínculo”.


Te aporto un concepto más que te servirá para entender esta y otras desarmonías a nivel personal o individuo. Cuando tengo dolor o dificultad en moverme, lo que mi cuerpo físico está expresando es que “Yo no quiero comprender” (o que me niego a aceptar el comprender) algo que me limita en la expresión de mi Yo. Es por esto que mi cuerpo procura “frenarme”, detenerme, ponerme en pausa y evitar que Yo me mueva; tengo una alumna que amo muchísimo y que, teniendo el virus de chikungunya, decidió una noche aceptar una invitación a una discoteca; también el caso de una de mis amadas mujeres, que con el virus decide irse a pasear a clima frío e ¡intentó montar a caballo! (por supuesto, no lo logró); dos ejemplos de cómo nuestro cuerpo se expresa y preferimos no oírlo.


La desarmonía que expresa tu cuerpo con el “virus del chikungunya” tiene otra dimensión con este nuevo concepto. La idea de tu cuerpo mental sería algo como: “Yo no quiero comprender como podría hacer más con este vínculo”. 
Sigamos. Ya casi llegamos al fondo.


Ahora quiero hacerte consciente de un concepto más que se sumará a la identificación de este trastorno; una inflamación se produce, si en mi cuerpo mental tengo miedo de ir hacia delante: me creo incapaz de moverme, sé que tengo dificultad para cambiar de dirección, me parece que no actúo con espontaneidad, dudo o rehúso abandonarme a la vida, no creo generar confianza o ser confiable. Este concepto de ir hacia adelante, de progresar tiene que ver específicamente en este caso, con un juego que haces permanentemente entre el Límite y el Espacio. Amplías tus límites para lograr moverte en un espacio mayor o diferente. En cambio, cuando cedes tus límites percibes que el espacio en el que te mueves es más pequeño o se ha reducido. Por lo tanto, cuando amplías tus límites sientes que has avanzado, que vas hacia adelante. (Por el contrario, si te limitas o hacen que cierres tus límites, sentirás, en el futuro que has retrocedido). En la inflamación, tu cuerpo físico expresa pues, ese miedo a la expansión del Límite y al movimiento a ese nuevo espacio.


Podrás unir todos los componentes de una forma sencilla, si te hago consciente de que el hueso es la representación física del límite y la articulación, representa el espacio; por eso duele, pues me resiente la separación; y ya que la idea es que yo podría hacer mucho más con mis vínculos, pero me da miedo avanzar, logro percibir cómo ocurre que he querido ampliar mis límites con esa otra persona, pero no tengo el espacio para moverme cómodamente o no es el espacio que yo quisiera; no logro comprender o, me niego a entender que no es cómodo. Me incomoda entonces haber intentado ampliar mis límites para compartir mi espacio;  mi vínculo, esa persona con la que me quería involucrar más, no está allí y no comprendo el por qué me he separado; el movimiento no fue efectivo y no veo yo que fluya o que yo hubiera generado algo productivo allí; y me surge la duda:


"¿Seré Yo quien no soy merecedor de compartir ese

espacio que creé con, esa persona?"


Esta “enfermedad” busca expresar pues nuestro miedo mental a no ser suficiente para nuestro entorno, no ser lo suficientemente capaces de fluir y ser flexibles a la respuesta del Otro, no haber gestionado unos espacios suficientemente claros, firmes y fluidos con nuestros vínculos (en cualquier plano: sentimental, sexual, laboral, profesional, familiar, económico o espiritual) y negarnos a comprender mentalmente esas acciones. Cuando nos encontremos ante una baja de defensas de nuestro paquete mente-emoción-físico, seremos “contagiados” por este trastorno y evidenciaremos esta situación, salvo que nuestros contactos sean escasos, nos importen poco o no estemos ante procesos de crecimiento en algún nivel.


En los casos que te he comentado que se refieren a una fase crónica, (una especie de secuela de esta “enfermedad”) ocurre un proceso similar al relatado, pero además hay una manifestación de una crítica importante frente a cualquier figura de autoridad o a todo lo que representa la autoridad para el paciente: el jefe, la pareja, la policía o el gobierno, por ejemplo. Aquí lo que ocurre es que no sólo me pregunto si soy digno del espacio que intenté construir con el vínculo, sino que además, me rehúso doblarme ante esa figura de autoridad y no me interesa comprender sus razones, pues poco importan las consecuencias.


En esta fase crónica el cuerpo físico expresa una desarmonía más marcada pero con efectos más leves: mi movilidad se vuelve limitada y no consigo expresarme libremente (en particular en el caso de cambios de rumbo, que además, debo comunicar con mi entorno de un modo fluido) porque mis articulaciones son demasiado dolorosas. Mi cuerpo se vuelve rígido igual que mis actitudes. No consigo expresar mis fuertes emociones y tengo la sensación de estar constantemente oprimido y subyugado. Mi herramienta de defensa inconsciente es adoptar comportamientos de recogimiento, auto - sacrificio, y proceso mis emociones sin poder expresarlas. Las frases mentales en esta fase crónica podrían expresar esas dudas y miedos, al expresar ideas como: 


“No entiendo por qué soy la víctima que se debe

sacrificar por otro”; “El otro siempre está encima mío”.

(Ver sobre el Zika, aquí)


SANACIÓN INTEGRAL DEL TRASTORNO

El proceso de sanación de esta desarmonía, implicará la resolución de específica de conflictos de vínculo; la reprogramación emocional de dos emociones generales: el Miedo y la Ira; y finalmente la recuperación física de un par de órganos – vísceras: Riñón – Vejiga e Hígado – Vesícula Biliar. A nivel energético, será necesario el fortalecimiento de los Chakras 1, 3, 4, 5 y 7, así como el propender por el mejoramiento del sistema inmune y la flora intestinal.


En lo que han llamado la fase crónica, el proceso de sanación implicará un esquema en el que la apertura del Corazón es esencial; se deberán liberar todas las emociones que envenenan la existencia del paciente, de modo que trabaje en momento presente y recobre de forma plena, el poder sobre su vida, empezando por la manifestación del Amor y la Aceptación de sí mismo, sus orígenes y sus valores de forma que tome el lugar que realmente le corresponde a su propio proceso de aprendizaje.



Si quieres realizar una consulta puntual puedes enviarme un mensaje a mi Facebook, al usuario @org_biorbe en Twitter o solicitarnos una cita vía internet por Skype, Hangout o Whats’App. 


No permitas que las limitaciones alteren la vida y el cuerpo físico tuyo o de tus allegados. Difunde esta nota y logra llevar consciencia y sanación a todos tus contactos. Agradezco el tiempo que te tomes en comentar esta publicación. Es una forma de alentar nuestra actividad. 


Referencias:
  • OMS. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs327/es/
  • Chikungunya en las Américas. http://www.paho.org/hq/index.php?option=com_content&view=article&id=9053&Itemid=39843&lang=es
  • plan nacional de respuesta chikungunya colombia 2014. http://www.minsalud.gov.co/sites/rid/Lists/BibliotecaDigital/RIDE/VS/PP/ET/PLAN%20NACIONAL%20DE%20RESPUESTA%20CHIKUNGUNYA%20COLOMBIA%202014.pdf



Por favor COMENTA; es una forma de animarnos a escribir para ti

Si te gustan nuestros artículos
y quieres saber más de nosotros
puedes seguirnos en nuestras
redes sociales

Organización BiOrbe

Blogeros

En BiOrbe aportamos herramientas que conectaran tu Mente con tu Corazón y tu Corazón con tu Cuerpo Físico para que descubras realmente QUIÉN ERES y el poder que tienes para llevar una vida plena, armoniosa y con un hermoso futuro.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Procura dejar tu nombre o conectarte con alguna cuenta de tus redes sociales; así será más fácil solucionar tus inquietudes. GRACIAS

Entrada destacada

Los Senos Relacion Emocional

Fig.1 Anatomía del seno femenino (clic para aumentar imagen) En vista de algunas afectaciones que se han originado en la familia de mi ...