Regala salud emocional



Estamos en fechas de consumo donde los regalos son los protagonistas. Si eres de los que disfrutan en esta época y te centras en los aspectos positivos que tienen las fiestas navideñas, aquí vamos a comentar algunas ideas para regalar salud emocional a tus seres queridos.

A veces se nos puede plantear la necesidad de hacer algún regalo original, algo que sea útil, especial o diferente. Quizás algunas de estas propuestas te seduzcan a la hora de decantarte por una opción para regalar.

Una alternativa novedosa son los vales que ya se venden para diversas actividades. Por ejemplo, para talleres de Risoterapia, Movimiento Expresivo, Musicoterapia o Arteterapia; regalar espacios donde se practique la risa genuina o donde se desarrolle la autoexpresión no sólo es original, también es saludable y un recurso para socializarnos. En cuanto a la risa, además, podemos regalarla a través de películas o series de humor, espectáculos divertidos, o cualquier otra actividad que se nos ocurra para pasar un rato divertido.

Continuando con la línea de ejercicios saludables, tenemos otras opciones. Una de ellas sería acercarnos a cualquier gimnasio de nuestra localidad y consultar la oferta de que disponen. Cada vez más se llevan a cabo actividades como el Yoga, la Meditación, el Qi Gong o la Bioenergética. Puedes abonar a alguien que conozcas y creas que pueda beneficiarse de una temporada completa. Y, por supuesto, tenemos la posibilidad de regalar masajes relajantes que, además de lo placentero que resulta, genera multitud de beneficios para nuestra salud.

Para aquellas personas amantes del aire libre, un regalo muy adecuado podría ser una escapada a la sierra, a la playa, o a cualquier paraje en contacto directo con la naturaleza. Muy probablemente te agradezcan el haber podido desconectar de la rutina, del ajetreo diario y de los muy diversos tipos de contaminación a los que estamos expuestos de manera cotidiana.

Y si ninguna de estas alternativas te convence, siempre nos quedan nuestros amigos los libros, llenos de mensajes positivos y amorosos, que pueden aliviar y llevar esperanza a muchísimas personas. O, por qué no, un libreto de mandalas para relajarnos y meditar.

Pero lo más importante, aunque pueda sonar a tópico, es regalar la compañía, el calor humano y el amor. Está científicamente comprobado: tanto a niños como a adultos, lo que más nos puede satisfacer es sentir que estamos con personas que nos quieren y que disfrutan pasando tiempo con nosotros. No hay nada más saludable que esto.

Pasad una feliz semana, ¡y a regalar sonrisas!

Comentarios